Volver a caer

En el post invitado de hoy nos escribe Antonio Roldán, asesor económico del PSOE en el Parlamento Europeo, columnista del diario El País, y persona a la que te puedes encontrar en los lugares más inesperados (un aeropuerto, un bar de Menorca, entre un grupo de entrevistados para una revista). Nos advierte de que más vale que nos preparemos, porque después de esta crisis otras nos volverán a tumbar en la lona, ya que el riesgo forma parte del ADN del capitalismo y alimenta  su buche. Uno ya va preparando la tarjeta de crédito, porque si vamos a volver a caer, más vale hacerlo con glamour gastando dinero…

Minsky y los paradigmas (por Antonio Roldán)

Es precisamente durante las grandes crisis históricas cuando de pronto aquellas ideas que parecían utópicas e irrealizables emergen con fuerza para cimentar las bases teóricas de nuevos paradigmas. Y aquello que parecía imposible se vuelve posible, y hasta razonable. La Gran Depresión trajo el keynesianismo, y confirmó la creencia de que los mercados son cosas buenas pero que funcionan mejor si el gobierno está allí para limitar sus excesos. Después de la llamada edad de oro del capitalismo (1945-1970) llegó la crisis del petróleo (1973) y volvieron las ideas neoclásicas revestidas y perfeccionadas; la economía de oferta y el monetarismo de Friedman se convirtieron en la ortodoxia que desembocó, políticamente, en el Consenso de Washington.

La presente crisis ha terminado de agujerear aquél modelo que gozó de su máximo esplendor con las “expectativas racionales” de Lucas, pues no solo ha resultado inútil como guía para la política económica, sino que se podría decir que dentro del marco teórico que ofrece, no hay cabida para el colapso de los mercados que, de hecho, estamos viviendo. Especialistas en economía del comportamiento ya venían anunciando importantes fisuras en el modelo estudiando algo tan simple como que la gente no responde siempre racionalmente a los incentivos y que los precios de mercado no siempre incorporan información perfecta.

En el último artículo que publicamos en El País (http://www.elpais.com/articulo/opinion/era/posible/elpepuopi/20091113elpepiopi_13/Tes) hablábamos de la vuelta de Tobin a la primera línea del debate internacional. Hoy hablaremos de Hyman P. Minsky, un economista de los años cincuenta que ha resurgido con fuerza del (cuasi) abandono académico y  que representa otro poderoso ejemplo de las limitaciones evidentes de la hipótesis de los mercados eficientes. La teoría de Minsky sobre la naturaleza inestable de los mercados financieros ha resultado ser la más precisa en la explicación de la reciente crisis económica.

Minsky sugiere que la interacción entre individuos con información imperfecta crea regularmente movimientos de euforia y pánicos,  lo que convierte a los mercados financieros en intrínsecamente inestables. Los agentes económicos son por naturaleza propensos al riesgo y tienen la tendencia a extrapolar la sensación de estabilidad hasta el infinito. Paradójicamente la misma estabilidad que los caracteriza es desestabilizadora en el largo plazo. Es decir, cuanto más dinero ganan los inversores tomando riesgos, más riesgos están dispuestos a tomar – más imprudentes se vuelven – y terminan asumiendo más riesgos de los económicamente razonables.

En otras palabras: las burbujas especulativas son endógenas a los mercados financieros. La burbuja en el mercado inmobiliario estadounidense ilustra a la perfección la teoría de Minsky: la gente invertía como si los precios de las casas fueran a seguir subiendo indefinidamente y terminó financiando sus deudas con deudas excesivas… hasta que la burbuja reventó y terminó desembocando, tras el colapso de la banca,  en el descalabro más severo de la economía global en 75 años. Como diría Arrow (ver su última publicación sobre la crisis y sus bases en el comportamiento humano), “it´s the fundamentals, stupid”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Portavoces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s