Zelaya y la filosofía del tocador

Pocas lecturas resultan tan recomendables para saber lo que está pasando en Honduras como las crónicas que manda Pablo Ordaz desde Tegucigalpa. Ya nos tiene bien acostumbrado el periodista de ‘El País’, pero sin duda en esta crisis hondureña el reportero ha soltado amarras y se está dejando ver como un verdadero contador de historias. Ayer nos dejó una de estas perlas, en las que nos contó cómo las asistentas de la residencia presidencial habían escondido una estatua del presidente depuesto, Manuel Zelaya, en el baño de señoras (ver Links). Como al Marqués de Sade, será el tocador uno de los pocos lugares donde Zelaya pueda filosofar a sus anchas en su país natal.

Bien no sólo por la habilidad de Ordaz con las letras, sino también por la valentía de sus jefes, que apostaron por una buena historia dándole papel (una página entera) a pesar de no ser una noticia del mainstream.

Por cierto, ayer ‘El País’ trató a dos páginas en su apertura de Sociedad el tema del nuevo indicador que supere las deficiencias del PIB. El reportaje que tan bien elaboraron mis compañeros de La Razón con la entrevista al ministro de la Felicidad de Bután y que ya destacamos aquí la semana pasada. Un tema ya muy tratado también en otros medios. Tanta guerra del fútbol puede que les atrofie algo el olfato…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Revista Internet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s