EEUU y Europa, las dos caras de la publicidad

Para muchos eurócratas, la razón del desinterés de la ciudadanía por la UE viene de que Bruselas no se vende bien. De manera más general, en el post invitado de hoy, David Martín, creativo de Ogilvy (Nueva York) nos explica las diferencias entre la publicidad que se hace en EEUU y la que vemos en Europa. Un contraste que explica a través del cine. (Ir a la pestaña Versión Original para ver el texto en inglés)

Para gran parte de la gente, la publicidad es simplemente “la actividad de atraer la atención del público hacia un producto o negocio, a través de anuncios pagados en la prensa, en la televisión u otros soportes digitales”. Para la mayoría de los creativos, esta definición carece de algo importante: las implicaciones artísticas de crear un anuncio. Los creativos sólo celebran aquellos anuncios que son capaces de vender un producto de una manera artística. Podría ser a través de una coletilla brillante, de un golpe visual, de una broma sarcástica o de una bella metáfora. La publicidad se ha convertido en el arte de vender. Y como en cualquier arte, o artesanía, existen diferentes maneras de acometerlo. Mi experiencia me ha mostrado que la cultura de un país, y su nivel de educación, marcaran el tipo de publicidad a la que estará expuesta su población. Después de varios años de trabajo en agencias en EEUU y Europa me he dado cuenta de que la publicidad europea es bastante parecida al cine europeo.

Los buenos anuncios del Viejo Continente buscan hacer pensar a los consumidores. Tratan a los compradores como sujetos inteligentes y educados a los que quiere retar, ya sea con metáforas, sarcasmos u otros recursos. Por otra parte, la publicidad norteamericana está dirigida a las masas. Se dirige a los consumidores como si solo entendieran lo más básico. Para comprender la diferencia entre las dos orillas del océano en el campo publicitario, todo lo que debes hacer es comparar los trailers de los próximos estrenos. Para conseguir captar a los americanos para que vayan al cine tienes que explicar la totalidad de la película en el trailer. Tanto, que en ocasiones no merece la pena ni pagar por la película tras ver el anuncio. En Europa, sólo te dan toques para dejarte con un sabor de la película, sin desvelarte las mejores partes. Quieren estimular tu cerebro y crear interés. En EEUU estimulan tus ojos y generan interés mostrando las partes reveladoras de la película.

Al final se trata del nivel de educación de tu audiencia. La publicidad europea, en la mayoría de los casos, vende el producto, pero quiere hacer pensar al consumidor. Por contra, los anuncios americanos son, por lo general, una bofetada en la cara. En lugar de una broma inteligente, humor sin matices de retrete. Los americanos se defienden diciendo que está probado que funciona, que las compañías venden. La respuesta es sí, desde luego venden. Pero, como dije antes, la publicidad es un arte, y como todo arte, al menos, intenta elevar los estándares culturales de una sociedad. Al no desafiar a las mentes de sus audiencias, los publicistas americanos dan por bueno que la educación de sus ciudadanos no es lo suficientemente buena. Pero si hay algo que gusta a los estadounidenses es un buen desafío. Ofrece a la gente la oportunidad de que pueden reaccionar a los anuncios inteligentes, y te digo que lo harán. Pero todo tiene que empezar desde arriba, con los creativos queriendo marcar la diferencia.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Creativos

3 Respuestas a “EEUU y Europa, las dos caras de la publicidad

  1. Vitor

    Está claro que el señor Martín ha visto poco cine europeo y que en las Américas continúa esa concepción de “Cine Europeo = Arte” y “Cine Americano = Palomitas”.
    Por lo demás me ha gustado el artículo, pero recomiendo un visionado de obras de arte como “Mentiras y Gordas” o “Transporter 3” para desmitificar nuestro cine.

  2. Alfonsito

    David hablaba de lo que desvelan los trailers de las películas, no de las películas en si. Corrigiendo el comentario anterior…

  3. iDuardo

    David no habla de cine, sólamente lo utiliza como ejemplo para explicar las diferencias entre la publicidad europea y americana.

    Para mi forma de entender la publicidad, creo que en el artículo se generaliza demasiado, porque como bien dice Vitor sólo tienes que ver Transporter 3 para darte cuenta de que en todas partes cuecen habas. Sólo hay que ver publicidad como la de Media Markt para darse cuenta que en Europa también dan “bofetadas en la cara” con la publicidad.

    Estoy seguro que en EE.UU. se hacen grandes campañas de publicidad, pero desde hace unos años existe una tendencia generalizada antiyanky que nos lleva a rechazar todo lo que proviene del otro lado del charco. Criticamos su cine, su comida, su política… pero todos queremos ver películas como Indiana Jones, o queremos ir a ver el Empire State que tantas veces hemos visto en (su) cine.

    Hay que ser un poco mas honestos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s